Consulta gratuita        Médicos reconocidos      Con seguimiento        Plataforma Europea

Apnea del Sueño

En nuestro medio las apneas del sueño son bastante frecuentes, pero lastimosamente muy pocas veces son diagnosticadas y tratadas. Quizás usted puede tener apnea del sueño y no saberlo y debido a sus diversas consecuencias que van desde cansancio hasta paro cardiorrespiratorio es importante realizar un oportuno diagnóstico.

Hay personas que, además de roncar, sufren de manera repetida pausas de respiración cuya duración puede ser variable. Tienen mayor importancia médica aquellas cuya duración es superior a 10 segundos. Éstas, en ocasiones pueden alcanzar los 60 o 120 segundos. Es característico de la apnea que dichas pausas se intercalen entre el ronquido.

Una de las consecuencias más significativas de la apnea es la fragmentación del sueño: cada vez que se produce una apnea, ésta finaliza con un alertamiento de escasos segundos de duración, inferior al tiempo necesario para que por la mañana lo recordemos. La sucesión de estos microalertamientos (al menos tantos como apneas) hace que la persona que los padece se despierte con la sensación de no haber descansado, aún cuando no recuerde haberse despertado como tal por la noche. Suele sentirse dolor de cabeza al despertarse (que mejora al cabo de unas horas), así como sequedad de boca. A lo largo del día se siente cansada y nota somnolencia en situaciones sedentarias. Es característica la existencia de un aumento del riesgo de accidentes de tráfico (hasta siete veces superior al de la población normal) y de accidentes laborales. Suelen aparecer también cambios en el estado de ánimo como son la irritabilidad, la depresión, alteraciones en el rendimiento, o pérdidas de la capacidad de concentración y de memoria.